Río Carballas

    

El motivo de que en la cabecera de las páginas aparezca el nombre de Río Carballas, superpuesto sobre una fotografía de su cauce, obedece a mi voluntad de rendir homenaje al verdadero nombre del río que recorre el valle del Rosal, en la provincia de Pontevedra (España), pues desde no hace mucho tiempo, y sin saber por qué, se le ha dado en llamar río Tamuxe.

 

Es curioso que un río que desde hace siglos se le ha conocido con el nombre de río Carballas, tanto en documentos oficiales como en documentos privados y notariales, vea ultimamente sustituida su denominación, sin saber por qué, por el nombre de su desembocadura.

 

El nombre de río Carballas proviene del hecho de que su curso recorría un amplio territorio poblado de robles (carballos en gallego). Con este nombre puede encontrarse en todos los documentos antiguos que hablan de las propiedades del Monasterio de Oya, en los documentos privados de propiedad, así como en las actas del ayuntamiento de La Guardia y del Rosal.

 

El río Carballas nace en la sierra de "O Argallo" que forma parte de los montes de "A Groba" del término de Oya y su cuenca se extiende además por los ayuntamientos de Tomiño y El Rosal. Sus afluentes son los llamados regueiros o regatos de Torroña, Bonaval, Burgueira, Mavia, Cerqueiral, Sta Comba, Acevedo, Regueiriño, Borralladas, San Martiño, Folón y Fieiro por la margen derecha. Sus afluentes por la izquierda son el Vilachán, Pedrada, Loureza, Vixiño, Val do Loureiro, Cova da Loba, Costa de Gayo y Morán.

 

La denominación río Tamuje o Tamuxe es muy reciente y en cualquier caso siempre referida a las cercanías de su desembocadura bajo el puente de dicho nombre, construído en 1845 entre Pías y San Miguel. Incluso en toda la documentación que se conserva referida a los proyectos de construcción del puente Tamuje, se dice siempre que es para vadear el río Carballas.

 

Si bien es cierto que para algunos lingüistas la raíz "Tam" tiene un origen centroeuropeo o todavía más allá, apuntando como prueba ríos como el Támesis, Támega, etc. con el significado de río sucio u obscuro, lo más probable es que este nombre sea una copia de la palabra portuguesa "Tamuje", también utilizada en español.

 

La palabra portuguesa "Tamuje" significa sanguino o amieiro-negro y en toda la frontera española hasta Andalucía, se traduce por Tamujo. Esto no sería de extrañar, sobre todo si tenemos en cuenta la gran cantidad de palabras de origen portugués que se utilizan en esta zona, por las estrechas relaciones de vecindad que siempre han existido.

 

Topónimos en español

     En estas páginas podrán encontrarse los topónimos en gallego de todos sus pueblos y lugares, pero también figurarán los nombres en castellano de muchos de ellos, por las siguientes razones: 

  • Actualmente en Internet la mayoría de los pueblos de Galicia figuran con el nombre en gallego y muchos internautas buscan el nombre en español y no lo encuentran.
  • La toponimia recogida en el actual Nomenclator es en muchos casos artificiosa y moderna. Baste citar los nombres adoptados para Tuy y Oya. En todos los documentos antiguos aparecen con la letra "y griega" y no latina y sin embargo se galleguiza la palabra con la "i latina".
  • En el caso de El Rosal y La Guardia todavía resulta más extraño, pues "rosal" es el nombre castellano de una planta a la que en gallego siempre se conoció como "roseira". Por tanto añadir el artículo gallego "O" a la palabra castellana "Rosal" no resulta muy justificado, pues su verdadera traducción debería ser "A Roseira".
  • La Guardia es el nombre con el que se conoció dicha villa desde los tiempos más antiguos, mientras que "A Guarda" tiene más que ver con "A Garda" que era como la conocían los portugueses durante los tres años de ocupación en el siglo XVII.
  • Por si lo anterior no fuese suficiente, deberíamos tener en cuenta que no en todos los idiomas se traducen los topónimos, baste citar casos como el de la ciudad de Los Angeles que nunca fue traducida al inglés o que en español nunca decimos New York y sí Nueva York.
  •