Propuesta de nuevo plan de estudios

Indalecio Díaz Martínez, 08/10/2011

 

En la siguiente gráfica se representa una propuesta que puede servir de base para la elaboración de un nuevo Plan de Estudios que corrija muchos de los defectos que presenta el actual.

 

En el mismo se hace un nuevo diseño de los estudios de formación profesional, por ser los más necesitados de una reforma y se intentan corregir los desfases del actual bachillerato y algunos de los problemas que se plantean los nuevos estudios universitarios.

Tal como se muestra en el anterior gráfico, el plan propuesto como alternativa al actual respeta en su totalidad el esquema de la educación infantil y no varía substancialmente la etapa de educación primaria, salvo en dividirla en dos ciclos, en vez de tres. Este hecho obedece a que el esquema actual de la enseñanza primaria es necesario cambiarlo para reducir drásticamente el número de profesores (se estima que en promedio pueden ser más de 20) los que se ve obligado a conocer un alumno a tan temprana edad y en tan sólo 6 cursos.

 

El cambio propuesto más substancial tiene lugar en la actual enseñanza obligatoria, por ser ésta la que presenta más problemas y dónde se manifiesta el mayor grado de fracaso escolar.

 

Se propone que el periodo de enseñanza secundaria generalista finalice cuando el alumno cumpla los 15 años (salvo para los alumnos que hayan repetido algún curso). Los principales motivos son incrementar un curso los estudios de los bachilleratos. Digo bachilleratos, porque me parece aconsejable crear dos bachilleratos: uno que conduzca directamente a la Universidad y otro que prepare al alumno para ejercer cualquier profesión u oficio que no exija titulación universitaria.

 

El motivo de conocer a ambos estudios con el nombre de bachilleratos no es otro que darle a la formación profesional una categoría idéntica a la del bachillerato tradicional, a los efectos de su reconocimiento social. Es por ello que se piensa en un Bachillerato Profesional también con tres años de duración, para que en algunas de las profesiones exista la posibilidad de continuar estudios universitarios, superadas las correspondientes pruebas.

Cada vez la industria exigirá candidatos cada vez más cualificados. Por ello los tres cursos serán necesarios para proporcionar una formación que profundice en las matemáticas y en los idiomas, además de la pura formación especializada. Los actuales ciclos formativos no son más que un barniz profesional.

 

Se crea una nueva figura a al que llamo Ciclo Formativo Profesional que vendría a sustituir a los actuales programas de garantía social y estaría destinado a aquellos alumnos que por ser repetidores por falta de capacidad para seguir unos estudios reglados, la falta de motivación o el desinterés por la enseñanza, fuese necesario excluirlos del regimen general de enseñanzas regladas.

 

Este Ciclo tendrá una duración de dos cursos y estará dirigido al aprendizaje de una profesión que no exija una alta cualificación. La enseñanza será eminentemente práctica e irá acompañado de una enseñanza elemental de lengua española y matemáticas. Al finalizar este ciclo el alumno podrá incorporarse al bachillerato profesional o si lo desea al mundo laboral aunque no tenga 18 años.

 

Se incluirían en primer curso de este Ciclo los alumnos que al finalizar el segundo curso de la enseñanza secundaria obligatoria se observe que tienen dificultades para seguir el tercer curso o no muestren interés por ello. A ellos se unirían al año siguiente todos aquellos que finalizada la enseñanza secundaria obligatoria no deseen cursar ninguno de los bachilleratos.

 

Los estudios universitarios mantendrían la estructura actual en lo que se refiere a los estudios de Grado recientemente implantados. Sin embargo se reglamentarían los estudios de Máster generalizando su duración a dos cursos reglados al final de los cuales se expediría el antiquísimo título de Licenciado, en vez de los degradados másteres.

 

Finalmente también se hace necesario crear la figura del Grado Profesional con dos años de duración, en sustitución de los actuales estudios de formación profesional superior, intentando de esta manera darle un tratamiento similar al primer ciclo de los estudios universitarios.