El acceso a la carrera docente


 

Indalecio Díaz Martínez, 09/04/2012

 

En cumplimiento de lo establecido en el Real Decreto 276/2007, que desarrollaba la LOE, está a punto de finalizar el periodo transitorio de cinco años para regular el sistema de ingreso del profesorado a la función pública y ello obligará al gobierno a que de manera inmediata proceda a reglamentar una nueva forma de acceso a la función docente para el año 2013.

 

Partiendo del hecho de que todos los docentes, tanto de Primaria como de Secundaria van a partir de una formación inicial de Grado Universitario, sería el momento de establecer un sistema único de acceso a la función pública docente mediante un concurso de méritos entre los titulados de grado, con un número de plazas aproximado al de las necesidades, basado en las calificaciones universitarias obtenidas, superado el cual se accedería a los cuerpos de Primaria y Secundaria y de secundaria previa aprobación de los correspondientes máster.

 

Este sistema garantizaría que accedieran a la carrera docente buenos estudiantes, pues, en momentos de crisis como ésta, tendrían asegurado cierto futuro como funcionario, sin necesidad de haber previamente aprobado un máster. Todo ello sin perjuicio de que una vez la carrera docente hubiese adquirido el prestigio y retribución que merece se pasase a un sistema de contratación por periodos de cinco años con actualizaciones universitarias obligatorias, tal como ocurre en Estados Unidos.

 

Si tomamos como ejemplo a Finlandia, por ser el país europeo con los mejores resultados en los informes PISA y un bajo fracaso escolar, nos encontramos que el sistema de acceso a la docencia es muy competitivo, pues se presentan muchos candidatos, quienes deben superar un completo examen escrito, un test de aptitud y una entrevista. Gracias a ello en Finlandia los profesores son más valorados que los médicos, los ingenieros y los abogados, pero no por su retribución. El Consejo Escolar de cada centro educativo y los directores participan en la contratación del profesorado junto con la administración educativa local. El profesorado, si bien es contratado, goza del estatus de funcionario.

 

Si estudiamos el sistema de acceso del profesorado al ejercicio de la docencia en los centros públicos europeos y americanos, nos encontramos con grandes diferencias. Sólo en algunos países la enseñanza pública está en manos de funcionarios vitalicios: España, Portugal, Francia, Grecia y Suiza.

 

Como norma general en casi todos los demás países los profesores estatales tienen un contrato administrativo o un contrato laboral renovable. En algunos países como Estado Unidos por ejemplo, los contratos de profesores son municipales por periodos escolares anuales y en otros lo son por periodos de cinco años. No obstante los profesores tienen la consideración de empleados públicos, como ocurre en Alemania y el Benelux

 

El sistema español de los últimos 30 años ha demostrado ser quizá uno de los peores sistemas para la selección del profesorado, por varias de las siguientes razones:

  • Los requisitos para ingresar en las escuelas de Magisterio a partir de notas de selectividad muy bajas, permite acceder a cualquier candidato.
  • Se ha suprimido el acceso directo desde las escuelas de magisterio para los maestros.
  • El acceso al cuerpo de maestros y de profesores de instituto, a partir de profesores interinos a menudo designados digitalmente, en oposiciones que premia los servicios y no los conocimientos.
  • La supresión de las oposiciones a cátedras de instituto
  • Los salarios que fueron relativamente bajos, en comparación con los de otras titulaciones similares.
  • El temario de la oposición compuesto por los temas que tiene que impartir el profesor a los alumnos.
  • La inexistencia de una carrera docente que permita a los profesores con titulación suficiente acceder a las plazas universitarias.

Todo lo anterior me lleva a la consideración de que es necesario hacer una substancial reforma de la formación previa del docente, así como del sistema de selección, de la responsabilidad personal de su formación permanente obligatoria y evaluable.

 

Igualmente es necesario estudiar si es el momento de plantearse si el docente tiene que ser funcionario público o no. Pero de mantener la situación de funcionario público es llegado el momento de exigirle su actualización evaluable por su cuenta, a cambio de tener derecho a una retribución acorde con su formación previa y su actualización.

 

Cuando uno estudia las retribuciones del profesorado de cualquier centro educativo de EUA podemos comprobar que la escala para una misma antigüedad del profesor puede ir de 1 a 3, de acuerdo con su formación inicial, sus titulaciones adquiridas o el grado de responsabilidad en el centro.

 

El problema del nuestro sistema retributivo en comparación con el americano, es que tal como ocurre con los vagones del tren uno no pueden adelantar a los demás, y ellos sólo aplican ese criterio a la circulación de los automóviles en las autopistas, donde todos los vehículos circulan como vagones a 65 mp/h (105 km/h).