REFORMA UNIVERSITARIA EN COREA DEL SUR

 

Proyecto PRIME

 

Hanna Park, Director General de Formación

Traducido por Indalecio Díaz

  

¿Las instituciones de educación superior deberán ser un lugar para el desarrollo intelectual o de preparación para el trabajo? Para contestar exactamente a esa pregunta se abrió una controversia en el Ministerio de Educación de Corea del Sur, cuando este ministerio puso en marcha un programa destinado a incrementar los estudios de ciencias e ingeniería del país y disminuir al mismo tiempo la oferta de titulaciones de grado en facultades de letras y bellas artes.

 

El 3 de mayo de 2016, el Ministerio de Educación de Corea hizo pública una lista de las 21 universidades que se beneficiarán del mayor programa de subvención gubernamental para la educación superior en la historia de la nación. El proyecto PRIME (Programa de Educación para atender las necesidades de la industria) otorgará aproximadamente 200 millones de won (1,8 millones de dólares) a los centros de enseñanza superior seleccionados.

 

PRIME exige una acción rápida. Las 21 instituciones seleccionadas abren nuevos departamentos de ciencia e ingeniería, y cierran o fusionan (artes principalmente liberales o aplicadas) departamentos existentes para el 2017. De cara al futuro, las cuotas de admisión asignarán un número específico de plazas a ambas ciencia y artes relacionadas, con la parte del león de las franjas horarias asignadas a los programas de ingeniería. PRIME ha tenido un efecto dominó que se extiende mucho más allá de las 21 instituciones afectadas. La mayoría de las universidades no-PRIME de Corea del Sur están planeando ajustar las cuotas de admisión para los estudiantes en las disciplinas afectadas, estudios de ingeniería, al mismo tiempo que reducen las plazas para los estudiantes de humanidades, ciencias sociales y bellas artes.

 

Motivación detrás de PRIME: Empleo

PRIME se introdujo para hacer frente a las preocupaciones actuales y futuras por el empleo. El programa fue iniciado originalmente por el Ministerio de Educación sobre la base de las conclusiones de un informe del gobierno elaborado en 2014 que predijo que dentro de diez años Corea tendría un déficit de 260.000 estudiantes de ingeniería y un superávit de 530.000 estudiantes de humanidades, ciencias sociales y bellas artes. 

 

PRIME trata de abordar el desequilibrio mediante el fomento de las escuelas para ampliar sus facultades de ingeniería y para disminuir el tamaño de sus humanidades, las ciencias sociales y las universidades de artes. Los fondos serán asignados para más de tres años, en función del tamaño de las instituciones. PRIME también busca aliviar la tasa de desempleo actual entre los jóvenes (de 15 a 29 años de edad), que es del 12,5%, la más alta desde  la década de 1990 (fuente: Oficina Nacional de Estadística). El desajuste entre las competencias de los graduados y las ofertas de trabajo es considerado la causa fundamental de esta tendencia. El objetivo que hay detrás de la rápida aplicación de PRIME es que un cambio rápido hacia nuevos ingenieros capacitados comenzará a abordar la brecha de preparación y así poder reducir la tasa de desempleo de los jóvenes.

 

En una cultura que ha puesto históricamente un gran valor a la obtención de una educación completa en el nivel terciario, el despliegue de este tipo de cambios importantes, sobre todo en una línea de tiempo tan rápido, ha aumentado la preocupación. En el nivel más pragmático, se ha creado un reto para el paso de los estudiantes de la escuela secundaria a la universidad, y los estudiantes que no pueden hacer fácilmente el cambio de humanidades a las ingenierías. 

 

El programa PRIME también ha planteado objeciones filosóficas. Los críticos argumentan que el fuerte enfoque a mayores favorable a la industria va a transformar las universidades en poco más que los programas de formación para puestos de trabajo, y que se preste menos atención en las ciencias humanas y sociales harán que el sector de la educación superior de Corea - que se encuentra en una etapa de crecimiento rápido centrado en la mejora de la calidad - menos académicamente competitivo desde un punto de vista global.

 

El principal desafío para los estudiantes de Corea del Sur

El único foco de preocupación de muchos estudiantes de secundaria de Corea es entrar en las universidades. De hecho, el 70 por ciento de los graduados de secundaria continúan sus estudios en el nivel terciario y la población en general tiene la mayor proporción de titulados universitarios entre los países de  la OCDE. No es ninguna exageración decir que la educación superior en Corea es un requisito para el éxito, medido a través de la movilidad ascendente, la estabilidad financiera, y el reconocimiento social.

 

En este contexto, las consecuencias para los estudiantes de secundaria en las ciencias humanas y sociales son potencialmente devastadoras. Teniendo en cuenta que el anuncio de la reforma se realizó un mes después de que los jóvenes en la escuela secundaria seleccionaran el itinerario académico, las nuevas cuotas (y la adopción generalizada mucho más allá de los destinatarios PRIME) aumentan la confusión entre los jóvenes (por no hablar de los profesores) en todo el país.

 

Frente a las protestas públicas que los estudiantes de la escuela secundaria actuales inscritos en las humanidades por su desventaja injusta, algunas instituciones han anunciado que van a permitir realizar un seguimiento de las humanidades a los estudiantes y solicitar tanto humanidades como ciencias para el ciclo de admisión de 2017. Sin embargo, los estudiantes de humanidades tendrán dificultades para competir con sus pares de ciencias, y será poco probable obtener plaza en los programas de ciencias o ingeniería.

 

Los estudiantes universitarios que actualmente están inscritos en los departamentos que pueden fusionarse también se enfrentan a la agitación debido a que sus planes de estudio serán cambiados y no están seguros de los cambios venideros.

 

La gran oportunidad para las instituciones de los Estados Unidos

Unos 210.000 estudiantes coreanos estudian en el extranjero en 2015 según el Instituto de Educación Internacional (IIE), 63.710 estudiaban en los Estados Unidos en 2014/2015, un 6,4 por ciento menos que el año anterior. Aún así, los EE.UU. fue el destino más popular para los estudiantes coreanos, seguidos por China, Japón, Australia y Reino Unido.

 

A la luz de PRIME, el informe del Departamento de Comercio emitió una nota de especial interés: "Corea del Sur sigue siendo uno de los países con el mayor porcentaje de estudiantes que estudian artes aplicadas, junto con Taiwán un 12,6 por ciento y Hong Kong en el 10,2 por ciento" dice el informe.  El rápido despliegue de PRIME bien puede ser causa de esas instituciones a considerar doblar en tales esfuerzos. En el muy corto plazo, los estudiantes universitarios coreanos que están decididos a obtener títulos en carreras de humanidades, ciencias sociales y artes plásticas se enfrentarán a la perspectiva de un menor número de plazas universitarias en sus campos - y mucho mayor la competencia que han visto en el pasado. Muchos pueden buscar oportunidades educativas en el extranjero.

 

En los de máster y doctorado, PRIME también puede conducir a un aumento en el número de estudiantes coreanos que buscan títulos en el extranjero. Por un lado, los estudiantes universitarios coreano que actualmente están llevando a cabo grados en artes liberales o ciencias sociales pueden buscar en el extranjero  la educación superior. Por otro lado, el número de estudiantes de ingeniería a nivel nacional educados en Corea pueden elevarse, y podrán requerir más estudios en el extranjero. Con el tiempo, por supuesto, el número de graduados coreanos de artes liberales que buscan grados avanzados en el extranjero puede descender.

 

El impacto de PRIME en 50 años de inversión de Educación Superior y avance en Corea

La sabiduría de la aplicación potencialmente duradera de cambios estructurales en la educación superior en base a las predicciones sobre el mercado de trabajo de una década por lo tanto, es para muchos cuestionable. El sector de la educación superior de Corea ha experimentado una enorme tasa de expansión en los últimos cinco decenios. De servir a cerca de 200.000 estudiantes en la década de 1970 a alrededor de 3,7 millones de estudiantes en el momento presente. Algunas de las instituciones más importantes de Corea ahora se encuentran sus nombres entre las 500 mejores universidades del mundo.

 

Recientemente, el gobierno ha estado invirtiendo fuertemente en acercar la calidad de la educación superior a los estándares más competitivos. Esto en gran parte se ha realizado mediante la aplicación de planes como "Universidad de Clase Mundial" y la internacionalización de la educación superior al acoger campus sucursales extranjeros ( Incheon Zona Económica Libre). 

 

Si bien la aplicación de PRIME puede tener éxito en la solución de los problemas de desempleo y de la fuerza de trabajo en el corto plazo, existe un riesgo potencial de caer el crecimiento o incluso disminuir la calidad de la educación de artes liberales en el largo plazo. El gobierno de Corea define la educación superior como "la investigación de la teoría académica profunda y de amplio alcance y metodología de aplicación detallada necesaria para el desarrollo de la nación y la sociedad humana, y cultivar el liderazgo." Según esta definición, es imposible pasar por alto el valor de una robusta educación en artes liberales y todo lo que disminuye dicho valor, muy bien pueden disminuir el valor de la educación superior en su conjunto.

 

Por otra parte, aunque el plan pretende mirar hacia el futuro, bien puede tener consecuencias no deseadas. Hace unos tres años, Japón, cerca de la vecina de Corea, puso en marcha un plan similar. El objetivo era promover el aprendizaje práctico a través de la ciencia e ingeniería centraron el plan de estudios y consolidaron o redujeron los departamentos de humanidades y ciencias sociales. Ochenta y seis instituciones nacionales de educación superior participaron. Sin embargo, una vez que la economía japonesa fue restablecida, volvió a aumentar el número de aspirantes de la universidad que solicitan las ciencias humanas y sociales importantes. Sin ninguna justificación económica para el fuerte enfoque de la ciencia, la demanda de educación en artes liberales se ha incrementado. El sector de la educación superior de Japón ahora no puede cumplir con la demanda.

 

Artículo publicado en World Education News & Reviews