Evaluación de Competencias de Adultos (PIAAC)

 

Indalecio Díaz Martínez, 15/10/2013

 

Coincidiendo con la aprobación esta semana por el Congreso de los Diputados de la nueva ley de educación, popularmente conocida como la Ley Wert (LOMCE), han sido publicados los resultados de la primera Evaluación de Competencias de Adultos (PIAAC) llevada a cabo por la OCDE, donde al igual que antes hizo el informe Pisa con los alumnos escolarizados, se pone de manifiesto que los adultos españoles se hallan a la cola de los otros países en lo que se refiere a comprensión lectora y matemática.

 

Lo anterior debería ser motivo para que el Congreso de los Diputados hubiese aprobado por unanimidad y de forma inmediata la reforma de la actual legislación educativa para permitir que los alumnos de todos los niveles educativos adquieran competencias comparables a los demás países de nuestro entorno. Sin embargo las cosas no sucedieron de esta manera y dicha ley orgánica fue aprobada sólo con los votos del PP, si bien es cierto que con más votos de los que obtuvo la actual ley en vigor elaborada por el gobierno socialista.

 

 

Hasta aquí, aunque nos suene mal, todavía puede entenderse, pero es inadmisible que el secretario general del PSOE haya manifestado que dicha ley nunca será aplicada porque el próximo gobierno, considerando que será socialista, lo primero que hará será derogarla como antes hizo con la aprobada por el gobierno del Aznar. Es incomprensible que este partido en vez de sentirse responsable del descalabro que produjo en el sistema educativo español, ya que en poco más de 20 años de gobierno elaboró cuatro leyes educativas (LODE, LOGSE, LOCE, LOE) tirando por tierra la experiencia adquirida en más de cien años que estuvieron en vigor las leyes Moyano junto con la Palasí, se sienta satisfecho de sus reformas educativas.

 

Es incomprensible que alguien pueda sentirse satisfecho con una pequeña mejora en comprensión lectora de los españoles comprendidos entre 16 y 24 años y matemática para los comprendidos entre 25 y 34 años, con relación a los que tienen alrededor de 60 años, pues en este caso se trata de comparar estudiantes o personas que acaban de terminar sus estudios, con otras que pueden haber olvidado una parte de lo aprendido en sus años de juventud, cuando en realidad la diferencia debería ser infinita teniendo en cuenta que la mayoría de los que tienen esta edad asistieron en su mayor parte a escuelas de un solo maestro y pocos, o muy pocos, pudieron cursar estudios medios o superiores. Sin embargo hemos de tener en cuenta que según los datos oficiales en el tramo de 25 a 34 años un tercio de los españoles tiene estudios superiores.

 

Las leyes aprobadas por los gobiernos socialistas, con el pretexto de generalizar la educación e impedir la repetición de curso, consiguieron el mayor fracaso educativo y abandono escolar de la historia. El nivel de exigencia de los programas escolares se redujo a cotas inverosímiles a lo que respondieron los alumnos con un desinterés por el esfuerzo personal, los padres a preocuparse solamente de las calificaciones y los centros a inflar las puntuaciones para que los estudiantes cuenten con un expediente impecable. Ahora estamos recogiendo los frutos de lo que hemos sembrado.

 

Principales consecuencia de leyes como la LOSE es que contemos con un profesorado desmotivado, unos alumnos aplicando la ley del mínimo esfuerzo, unos consejos escolares politizados, unos directores de centros por turno, unos equipos directivos por amiguismo, una inspección educativa puramente administrativa, unas asociaciones de padres coaccionando a los docentes, horas de clase convertidas en 45 minutos, unos temarios de ensueño, más asignaturas que horas, en fin, para qué seguir.

 

Y esta negativa del partido socialista a colaborar en la redacción de una ley consensuada parecería lógica si se asentase en motivaciones educativas, de rendimiento, etc., pero no. Se basa en motivos políticos tales como que no se puede eliminar su impuesta Educación para la Ciudadanía (adiestramiento político de izquierdas, diría yo) o que los alumnos que voluntariamente cursen la asignatura de Religión no pueden tener calificaciones con valor académico.

 

En otro enlace de esta web puede leerse un resumen del pobre lugar que ocupan los alumnos españoles en el Informe Pisa de la OCDE y ahora le toca el turno al primer Informe de Evaluación de Competencias de Adultos (PIAAC) llevada a cabo también por la OCDE.

 

Esta Evaluación de Competencias de Adultos se aplicó en España entre septiembre de 2011 y marzo de 2012 y participaron en la misma 6.055 personas de edades comprendidas entre los 16 y los 65 años y la prueba se desarrolló en gallego, vasco y catalán, además del español.

 

Las pruebas aplicadas tenían ítems de cinco niveles en una escala de puntuación de 500 puntos. De este estudio se desprende lo siguiente:

 

 

"Comprensión lectora

  • Sólo un 0.7% de los adultos de todos los países que participaron en evaluación dominan las competencias en el nivel superior, nivel 5. En once países, entre ellos España, ningún adulto obtuvo esa puntuación.
  • Alrededor de 4.6% adultos en España puntuaron en el nivel 4 – una proporción menor que la media de 11.1% en todos los países participantes, pero mayor que el 3.3% de adultos en Italia en el nivel 4.
  • En la mayoría de los países, la mayor proporción de adultos puntuó en el nivel 3 en comprensión lectora (38.2 %), excepto España (27.8%), Francia, Irlanda, Italia y Polonia. En todos ellos, la mayoría puntuó en el nivel 2.
  • En todos los países participantes, uno de cada tres adultos (33.3%) puntuó en el nivel 2 de comprensión lectora. La mayoría de adultos que puntuó en este nivel se encuentra en Italia (42.0%), Chipre (33.0%) y España (39.1%), aunque en Austria (37.2%), la República Checa (37.5%), Irlanda (37.6%) y Corea del Sur (37.0%) también se encuentra una gran proporción de adultos en este nivel.

 

Comprensión matemática:

  • Un 12.4 % de los adultos participantes se sitúan en los niveles 4/5 en comprensión matemática; España (4.1 %) e Italia (4.5%) tienen la menor proporción de adultos en este nivel.
  • En la mayoría de los países, la mayor proporción de los adultos (34.4%, de media) puntuaron en el nivel 3 en comprensión matemática; sin embargo, en España, Francia, Inglaterra/Irlanda del Norte (RU), Italia, Irlanda, Chipre, Corea del Sur, Polonia y los Estados Unidos, la mayoría de los adultos puntuó en el nivel 2. Japón, la República Eslovaca, la República Checa y los Países Bajos tienen la mayor proporción de adultos (más del 40%) en este nivel, mientras Italia (24.4%) y España (24.5%) tienen la menor proporción de adultos en este nivel.
  • Un tercio de los adultos (33.0%) puntúan en el nivel 2 in comprensión matemática. España tiene la mayor proporción en este nivel (40.1%), seguida de Corea del Sur (39.4%) e Italia (38.8%).

 

Comprensión lectora y matemática

  • Los españoles en edades comprendidas entre 16-24 años tienen mayor nivel de competencias que el total de la población en todas las áreas, y especialmente más que las personas en edades comprendidas entre 55-65 años. Aun así, los jóvenes españoles puntúan por debajo de la media de los jóvenes de otros países en comprensión lectora y matemática.
  • Los españoles en edades comprendidas entre 16-24 años puntúan mejor en comprensión lectora; en comprensión matemática, les superan las que tienen de 25-34 años. La diferencia en matemáticas entre este grupo (16-24) y la población total es una de las mayores (9 puntos) de todos los países participantes, la misma que en Polonia y Francia, y menor sólo en Corea del Sur (18 puntos).
  • Los jóvenes españoles tienen menores competencias matemáticas que los de Finlandia, Japón y los Países Bajos, y mayores que los jóvenes de Italia y los Estados Unidos. Aunque los españoles obtienen 16 puntos por debajo de la media en comprensión matemática, esto es una gran mejora comparado con los españoles de 55-65 años, que obtienen 32 puntos por debajo de la media.
  • Como en muchos otros países, en España hay un importante número de adultos que tienen un bajo rendimiento en las competencias lectora y matemática.
  • Casi uno de cada tres adultos en Italia (31.7), España (30.6%), los Estados Unidos (28.7) y Francia (28%) puntúan en los niveles más bajos de matemáticas, una proporción muy alta en comparación con la media de 19%.
  • Alrededor de uno de cada cuatro adultos en Italia (27.7%), España (27.5%) seguidos de Francia (21.6) puntúan en los niveles inferiores de lectura, un gran contraste cuando se compara con la media de.5% y la de países como Japón (4.9%) y la República Eslovaca (11.6).
  • Una proporción alta de adultos españoles tienen escaso conocimiento del uso del ordenador, y una gran proporción muestra muy pocas competencias a la hora de acceder, analizar y comunicar información a través de medios digitales básicos.
  • España tiene una gran proporción de adultos (17%) que dijeron no tener experiencia previa con el ordenador, comparado con la media de 9% de los países participantes, aunque las mayores proporciones se encuentran en Italia (24%), República Eslovaca (22%), Chipre (18%) y Polonia (20%). Sin embargo, 6% de los adultos españoles fallaron en la evaluación digital por no tener suficientes competencias TIC – más o menos lo mismo que la media (5%) y menor que en Japón (11%), Corea del Sur (9%) y Polonia (7%).
  • Los españoles e italianos de más edad son los menos competentes en lectura, y la distancia en España entre los más jóvenes y los mayores es de las más acusadas, siempre que se tengan en cuenta factores como nivel educativo y origen inmigrante. Curiosamente en España, existe una gran mejora de las competencias del grupo de 45-54 con el de 55-65, con 22 puntos de diferencia entre ellos, siendo la media sólo de 13.
  • Como media en todos los países, los hombres muestran mayores competencias matemáticas que las mujeres. En España, 12.5 puntos menos frente a los 11.7 puntos de media. Alemania muestra la mayor diferencia de todos los países de género a favor de los hombres seguidos de Noruega, Suecia y los Estados Unidos. En lectura, las diferencias son menos pronunciadas. Los hombres en España superan a las mujeres en lectura sólo por 4.6 puntos, 2.7 puntos más que la media de 1.9 puntos y menos que la observada en los Países Bajos (6.1 puntos) y Alemania (5.1 puntos).
  • Un 75% de los españoles participantes que puntuaron en el nivel 4/5 en comprensión lectora están empleados, mientras que sólo un 47% de los que puntuaron por debajo del nivel 1 lo están. Esta diferencia es parecida a la que se observa en Finlandia y en Irlanda. Así, la tasa de inactividad (17%) entre los españoles más competentes (nivel 4/5) es la misma en promedio que la de los demás países.
  • En España, los trabajadores mejor pagados que puntuaron en el nivel 4/5 en comprensión lectora ganan 12.00 dólares más por hora que los mejor pagados del nivel 1.
  • Los trabajadores españoles escriben, resuelven problemas y utilizan la informática con la misma frecuencia que la media observada en los países de la OCDE participantes en el estudio. Leen ligeramente menos y utilizan las matemáticas ligeramente más.
  • España tiene una de las proporciones más altas (17 %) de trabajadores cuya competencia en comprensión lectora está por encima del máximo requerido en su trabajo (sobre-cualificado), y una pequeña proporción (menos del 3 %) de trabajadores cuya competencia en comprensión lectora está por debajo del mínimo requerido en su trabajo (infra-cualificado) de entre todos los países participantes.
  • En España existe una penalización salarial de en torno al 10 % asociada con estar sobre-cualificado en comparación con estar cualificado según de los requerimientos del puesto de trabajo. Esto sugiere que hay un desperdicio importante de competencias del proceso de la información en España.”