España debe revisar las actuales pensiones reconocidas


 

Indalecio Díaz Martínez, 26/11/2011

 

Acaba de darse a conocer el resultado del censo realizado por el gobierno griego para saber si todos los perceptores de pensiones están o no vivos. El resultado no ha podido ser más desalentador: 20.907 pensionistas no se presentaron ante los organismos de la seguridad social griega para demostrar que siguen vivos, al mismo tiempo que domicilian en entidades bancarias el pago de sus pensiones.

 

El plazo de presentación de los pensionistas finaliza el próximo 31 de diciembre, quedando por tanto poco tiempo para demostrar que gran parte de estos pensionistas continúan todavía vivos, ya que en caso contrario a partir del primer día del año todas estas pensiones dejarán de abonarse puesto que su abono obligatoriamente será mediante transferencia bancaria. Todo indica que la mayoría de estas pensiones siguen siendo percibidas por los familiares de los pensionista una vez ellos fallecen, lo que en caso de demostrarse tendrá que reintegrar los importes percibidos junto con los intereses y la correspondiente multa.

De confirmarse estos datos, se estima en cien millones de euros la defraudación producida a las arcas de la seguridad social helena.

 

Ello me lleva a considerar que también en España debería procederse a revisar todas, o al menos una parte, de las pensiones reconocidas para conocer si realmente dichas pensiones están siendo percibidas por aquellas personas que tienen derecho a ello. Puede que como en otras ocasiones se me diga que España no es Grecia y tendrá razón, puesto que considerando el número de habitantes las pensiones percibidas de manera irregular será muchísimo mayor.

 

También se objetará que en España los pensionistas están obligados a presentar certificados o “fés” de vida, así como que actualmente está informatizado el proceso de cruzar los datos de los registros civiles, pero de ello quizá sea mejor no hablar desde que los ayuntamientos nombran al Encargado del Registro Civil. Bastará pasar por cualquier Registro Civil de España y comprobar en sus libros como hace muchos años que no se hacen gran parte de las anotaciones marginales, bien porque no son enviadas, bien porque no se reciben del extranjero o simplemente porque no existe supervisión.

 

Pero cuando me refiero a revisar las pensiones reconocidas lo digo en todos sus aspectos:

  • Tipo de pensión reconocida
  • Derecho a su percepción
  • Cuantía

Todos conocemos uno o varios casos de personas que perciben una pensión a la que no tenían derecho por insuficientes años de cotización, por accidente sin sufrirlo, por incapacidad a pesar de seguir trabajando, por incapacidad total cuando le correspondía en tal caso parcial, etc. Sumemos y nos daremos cuenta el enorme fraude existente en España en el cobro de las pensiones.

 

Yo invito al nuevo gobierno que antes de congelar pensiones o rebajarlas proceda a realizar este estudio y después sea benévolo en la retirada del derecho o en la devolución de los importes indebidamente percibidos, con aquellas personas que por su patrimonio o por su edad no tenga recursos para sobrevivir.

 

Lo antes dicho es necesario aplicarlo también a aquellos perceptores de pensiones no contributivas que para tener derecho a su reconocimiento han puesto sus bienes a nombre de sus hijos o familiares.

 

Este será el primer paso para sanear las cuentas de la Seguridad Social ya que como todos sabemos o debemos saber, dada la evolución de la pirámide de población así como los altos índices de paro, antes de 15 años no podrá hacer frente a las obligaciones contraídas a no ser que se amplíe la edad de jubilación para la mayoría de las profesiones hasta los 70 años. Y aún así, todos aquellos nacidos a partir de los años 70 nunca disfrutarán de pensiones públicas en cuantía actualizada equivalente a las que percibieron sus progenitores.