Restablecimiento del copago para los pensionistas


 

Indalecio Díaz Martínez, 20/04/2012

 

Tras el acuerdo tomado en la reunión de los consejeros de sanidad de las comunidades autónomas con la ministra del ramo, el Consejo de Ministros en la sesión celebrada hoy aprobó un Decreto Ley por el que se incrementa el copago de los trabajadores en activo en la prestación farmacéutica y el restablecimiento del copago para los pensionistas del Régimen General de la Seguridad Social.

 

La nueva normativa fija las siguientes participaciones en el copago farmacéutico:

  • Parados de larga duración, exentos.
  • Perceptores de pensiones no contributivas, exentos.
  • Pensionistas con rentas anuales inferiores a 18.000 € 10%, con un tope mensual de 8 €.
  • Pensionistas con rentas anuales superiores a 18.000 €, 10%, con un tope mensual de 18 €.
  • Trabajadores en activo con rentas anuales inferiores a 18.000 €, el 40%
  • Trabajadores en activo con rentas anuales comprendidas entre 18.000 y 100.000 €, el 50%.
  • Trabajadores en activo con rentas anuales superiores a 100.000 €, el 60% .

 

(En la Referencia del Consejo de Ministros, no se hace referencia a los funcionarios en activo ni a los pensionistas de Clases Pasivas y sus beneficiarios, los cuales tienen fijado un copago farmacéutico del 30%, lo que supone que para ellos se mantiene el actual porcentaje de participación.)

 

Con dicho objeto se creará una nueva tarjeta sanitaria de carácter nacional, dotada de microchip, que contendrá la información fiscal indicando el tramo económico en el que se encuadra el beneficiario.

El restablecimiento del copago para los pensionistas y el aumento del porcentaje para los demás, permitirá ahorrar unos 3.700 millones de euros anuales, lo que unido a otra serie de medidas adoptadas puede alcanzar hasta 7.000 millones.

 

El objetivo es hacer frente a una deuda acumulada en gastos sanitarios por las comunidades autónomas de 16.000 millones de euros, lo que está provocando grandes deudas de las comunidades autónomas con con los laboratorios farmacéuticos de hasta dos años y el peligro, tal como pasó en Grecia, de que las empresas farmacéuticas se nieguen a proveer de medicamentos a los hospitales.

El gobierno anterior escondió la cabeza bajo el brazo e hizo oídos sordos a la petición de los colegios de farmacéuticos de España y más en concreto al informe emitido en 2010 por la Asociación de Empresarios de Farmacia de Madrid, ADEFARMA.

 

En dicho informe se hacía un estudio de cuál ha sido la evolución, en los últimos 30 años, del consumo farmacéutico y del copago y se proponían medidas para poner fin a esta situación. Partiendo de los datos proporcionados en dicho informe, se pretende explicar a continuación los motivos que nos han conducido a la situación actual y el porqué de la necesidad de las medidas adoptadas por el gobierno.

 

El copago de los medicamentos en España existe desde la promulgación de la Ley General de la Seguridad Social en el año 1964 y hasta 1978 fue del mismo porcentaje para trabajadores activos y pensionistas.

 

Como consecuencia de los Pactos de la Moncloa se estableció un copago inicialmente del 20% durante 1978, que después se aumentó al 30%, fijándose el 40% a partir de septiembre de 1980, dejando un copago del 10%, con un importe máximo de 2,64 euros, para aquellos medicamentos de enfermedades crónicas.

 

En ese momento, en vez de conceder la exención del copago a las personas “menos protegidas” se aplicó la exención con carácter general a todos los pensionistas, excepto a los de clases pasivas, equiparando y marcando de una manera arbitraria a los pensionistas como personas “menos protegidas”, con independencia de la pensión percibida.

 

Esta medida fomentó de tal manera el sobreconsumo, que hace que el 70% de las recetas se expidan al 20% de la población exenta de pago. Esto es fácilmente demostrable, ya que en el mismo tramo de edad, los pensionistas y sus beneficiarios pertenecientes a Clases Pasivas por haber sido funcionarios, consumen un 40% menos de medicamentos.

 

Evolución del salario mínimo interprofesional
Evolución del salario mínimo interprofesional

Desde 1980, fecha en la comienza a aplicarse el 40% de participación de los trabajadores activos en el pago de los medicamentos, el porcentaje de copago ha permanecido inalterable, a pesar de que todas las demás variables que debían haber sido tenidas en cuenta anualmente, tales como el incremento del número de pensionistas, la pensión mínima, el salario mínimo, el sueldo y la pensión media habían sido incrementadas substancialmente.

 

En este periodo de tiempo, el consumo farmacéutico se disparó desde 834 millones de euros hasta 13.900 millones en 2010, sin embargo la participación media en el copago descendió en el mismo periodo desde 17,5% al 5,8%.

 

Puede que en 1978 estuviese justificada la total gratuidad de las aportaciones de los pensionistas, pero no lo está en este momento y mucho menos si tenemos en cuenta la actual crisis.

 

En 1980 el número de pensionistas era de 4,2 millones, alcanzando los 8,9 millones en 2010, mientras que el de afiliados a la Seguridad Social pasó de 9,4 millones en 1980 a 17,6 millones en 2010, al mismo tiempo que la pensión mínima con cónyuge a su cargo pasó de 83,10 euros en 1980 a 725,20 en 2010 y de cero pensionistas con pensiones no contributivas se pasó a 460.844.

 

Si comparamos la relación entre el número de pensionistas y el número de cotizantes, al igual que el de pensiones medias y cotizaciones en 2012, cuando nos estamos acercando a los 6 millones de parados y el número de cotizantes a la Seguridad Social sigue descendiendo de manera alarmante, podemos afirmar sin lugar a equivocarnos que la gratuidad total de la sanidad española se hace insostenible, al menos que controlemos el gasto farmacéutico y colaboremos todos en mayor medida en su pago.

 

Si los anteriores argumentos no fuesen suficientes para el restablecimiento del copago de los pensionistas, debemos tener en cuenta la gran injusticia que se está cometiendo con los antiguos funcionarios, hoy pensionistas pertenecientes a Clases Pasivas o sus viudas.

 

Éstos participan en el copago de los medicamentos con una participación teórica del 30% y una aportación real media del 18,58%, como consecuencia de la aportación máxima de 2,64€ en algunos medicamentos, sabiendo como sabemos todos que también cobran muchos de ellos o sus viudas pensiones mínimas, ya que las pensiones son semejantes a las del Régimen General de la Seguridad Social.

 

Finalmente es necesario destacar que mientras la media europea de copago está en torno al 16,5% del precio de los medicamentos, en España la aportación real en 2010 ha sido del 5,8% y con la nueva normativa establecida no alcanzaremos ni de lejos el 10%.