Merkel lidiando a Rajoy


 

Indalecio Díaz Martínez, 08/03/2012

“Una definición de la locura es hacer la misma cosa una y otra vez y esperar resultados diferentes. La determinación de Alemania de imponer una camisa de fuerza fiscal, en el "pacto de estabilidad y crecimiento”, sobre sus socios de la eurozona no ha funcionado. ¿Va a funcionar el "Tratado de la estabilidad, la coordinación y la gobernanza", acordado la semana pasada? Lo dudo. El tratado refleja la opinión de que la crisis se debió a la falta de disciplina fiscal y que la solución es una mayor disciplina. Esto está lejos de la verdad. La rigurosa aplicación de una idea tan errónea es peligrosa”.

 

Con estas palabras inicia un estupendo artículo el periodista Martin Wolf, publicado en el prestigioso diario de economía Financial Times, donde tras criticar la política europea de control del gasto, elogia la decisión del presidente de gobierno español Mariano Rajoy, por haberse enfrentado a la todopoderosa Merkel al fijar para este año un techo de gasto con un déficit del 5,8%, y no el 4,4% tal como había acordado la Comisión Europea.

 

Para poner de manifiesto gráficamente el duelo entre ambos dignatarios acompaña el artículo con una viñeta en la que puede verse a un toro, con cara de Rajoy, al que intenta lidiar la canciller alemana Merkel.

 

Considera el autor de dicho artículo que las decisiones tomadas por la UE se basan en las estimaciones del FMI del año 2007, un año antes de gritar "crisis", momento en el que a España e Irlanda se les reconocía un gran superávit estructural, mejor que el de Alemania, y el déficit de Francia era peor que el de Portugal.

 

Tras poner en duda los cálculos de los tecnócratas de la UE continúa diciendo que no se puede obligar a un gobierno soberano a hacer lo que se quiera, si bien los socios de España pueden negarle la ayuda, aunque sea en perjuicio propio. Considera que antes que forzar a España a un rápido ajuste fiscal, sería mucho más sensato dar al país el tiempo que necesite para que aplique una reforma radical de su mercado laboral.

 

El artículo termina diciendo que con la inyección por parte del BCE de un billón de euros a banca europea, “el BCE ha comprado la eurozona por algún tiempo. Pero poco sugiere que se haya encontrado una forma para el necesario reajuste de la economía de la eurozona y, sobre todo, lograr la deseada mezcla de reforma, adaptación y rápido retorno al crecimiento. El camino elegido es ir a varios años de ajuste y austeridad dolorosa. ¿Funcionará? Tengo muchas dudas de ello. A lo mejor, debemos esperar muchos baches a lo largo de ese camino”.