La economía andaluza peor que la griega

 

Diario ABC, 27/03/2012

M. Núñez

 

Al margen de los resultados electorales de Andalucía del pasado domingo. Los datos de la realidad económica de esta región son obstinados. No sólo es la autonomía con peores cifras, sino que incluso sale mal parada si se compara con Grecia, un país «intervenido» por la Unión Europea y el Fondo Monetario como única opción para evitar la quiebra.

 

La renta per cápita es un buen «termómetro» de la salud económica y en el caso de Andalucía en 2009 ésta se situó en el 79,1% de la media europea, equivalente a 18.600 euros anuales en unidades de poder de compra, según la metodología de Eurostat, cifra que sin duda habrá menguado desde entonces por la agudización de la crisis.

En el caso del conjunto de España la media de renta per cápita en el mismo año, el último para el que hay datos acumulados, fue de 24.200 euros anuales, equivalente al 103,2% de la media europea.

 

Pero el dato más sorprendente es que Andalucía está peor que Grecia, ya que el país heleno tuvo una renta per cápita anual de 22.100 euros, el 94.3% de la media europea, y por tanto superior a los 18.600 euros mencionados de Andalucía. La renta per cápita media de la Unión Europea en 2009 alcanzó los 23.500 euros anuales, cifra que se toma como base 100 para hacer las comparaciones con los países.

 

En materia de tasa de paro ocurre otro tanto ya que las estadísticas, en su obstinamiento, siguen arrojando peores datos para Andalucía que para el país europeo que pasa por peor situación, la mencionada Grecia, con una deuda pública del 160% del Producto Interior Bruto (PIB).

 

Una región a la cola de Europa. Andalucía registró una tasa de paro de un 31,2% de la población activa en el último trimestre del año pasado, según el Instituto Nacional de Estadística, frente a una tasa media de paro en el conjunto de España del 22.8%, en el mismo periodo.

En el caso de Grecia la tasa de paro en noviembre del año pasado, la última disponible, fue del 19.9% de la población activa y en enero en la Unión Europea la media se quedó en el 10,1% que, pese a parecer baja, se encuentra en colas históricas.