Factor de sostenibilidad de las pensiones


Indalecio Díaz Marínez, 21/05/2013

 

En medio de esta crisis que soporta la economía española y que sufren en sus carnes millones de ciudadanos, hay dos temas verdaderamente preocupantes y que se hallan directamente ligados: el paro para las personas en edad de trabajar y el futuro de las pensiones para todos, sean o no actualmente pensionistas.

 

La Ley 27/2011 que estableció como fecha ordinaria de jubilación los 67 años a partir de 2027, introdujo el denominado factor de sostenibilidad con el objetivo de mantener cierta proporcionalidad entre las cotizaciones al fondo de pensiones y las prestaciones que esperan los cotizantes recibir en el momento de jubilarse.

 

 

(En cuadro anterior pueden verse las cuantías de las pensiones que perciben los españoles grupadas  por tramos de 100 en 100 euros, así como el porcentaje que representa cada tramo respecto al total. Al mismo tiempo cada pensionista podrá ver qué porcentaje de perceptores reciben una pensión inferior o igual a la suya.)

 

Según el gobierno se está produciendo una situación excepcional de desequilibrio entre las cotizaciones y el pago de las pensiones que es necesario atajar si no se quiere agotar el Fondo de Reserva de la Seguridad Social. Este desequilibrio se produce como consecuencia de diversos factores.

 

El factor más importante es el descenso experimentado en el número de cotizantes como consecuencia del incremento del paro. A ello se suma una pirámide de población con una base muy pequeña que ve como cada día crece en forma de árbol con una copa desmesurada para el número de trabajadores que tienen que soportarla.

 

Pero hay algo que no se explica por parte de los políticos y son aquellas causas a las que ellos mismos nos condujeron, al haber dado casi la misma consideración el pensionista que ha cotizado lo máximo a lo largo de toda una larga vida laboral con aquellos otros que lo han hecho durante unos pocos años cercanos a su jubilación.

 

Lo mismo puede decirse de los incrementos que vienen afectando a las pensiones mínimas debidas a la baja cotización de los perceptores  que viene haciéndose con cargo al Fondo Común, cuando debería hacerse a cargo de los Presupuestos del Estado.

 

Es necesario saber que en un sistema de reparto como el español el fondo de pensiones se crea con las cuotas  de trabajadores y empresarios y la Administración en su caso y de ese fondo se detraen las pensiones de los que tienen derecho a su percepción, es decir los antiguos cotizantes. Pero por desgracia en España las cosas no ocurren de esta manera. El pasado año la Seguridad Social Española pagó en pensiones aproximadamente unos 125 mil millones de euros de los que sólo unos 100 mil millones fueron para pagar a los antiguos cotizantes, el resto fue para pagar las pensiones de los no cotizantes o para incremento de las mínimas, es decir 1/5 del total.

 

Es necesario que de una vez por todas se desglosen los fondos que se destinan al pago de las pensiones en dos partes. Una con cargo al Fondo de Pensiones, que se destinará exclusivamente al pago de las pensiones reconocidas de los antiguos cotizantes. Y otra, con cargo a los Presupuestos Generales del Estado, para el pago de las pensiones no contributivas o el incremento de las pensiones mínimas  por tratarse de un derecho que se reconoce en base a la aplicación de la llamada Justicia Social.

 

 

(En estos cuadros puede verse la evoluición del número de pensionistas y de la pensión media por tipo tanto de jubilación como  invalidez, viudedad, orfandad o a favor de familiares)

 

 

A lo anterior se suma que en los últimos años los trabajadores han sufrido un recorte en salario medio que se ve reflejado en sus cotizaciones al mismo tiempo que se han incrementado en mayor proporción la cuantía de las pensiones reconocidas. No es menos importante el hecho de que los pensionistas que causan baja perciben de media una pensión más baja que los que causan alta. Todo ello hace que en el caso de no tomar las medidas correctoras a tiempo se estará poniendo en peligro el pago de las pensiones actuales y futuras.

 

(Con fecha 7 de junio de 2013 se hizo público el "Informe del Comité de Expertos sobre el factor de sostenibilidad del sistema público de pensiones" que deberá ser remitido al Pacto de Toledo para que este órgano formule las alegaciones pertinentes antes de que el Gobierno redacte los correspondientes proyectos de ley para acomodar las cuantías de las pensiones futuras, y quién sabe si las de las actuales, a las previsiones del crecimiento de la economía y también de los años probables de su percepción de acuerdo con los índices previstos de vida.)

 

Aquí se puede descargar el informe completo en pdf emitido por la Comisión de Expertos encargado de estudiar el factor de sostenibilidad de las pensiones en España:

Descarga
Informe sobre la sostenibilidad de las pensiones
Informe emitido por la Comisión de expertos creada al efecto.
Informev sostenibilidad pensiones.pdf
Documento Adobe Acrobat 615.4 KB

La mayoría de los países de la Unión Europea han introducido ya en sus legislaciones el factor de sostenibilidad de los sistemas de pensiones y ninguno de ellos respeta como norma el incremento de las pensiones de acuerdo con el IPC, tal como venía sucediendo en España.

El Comité de Expertos deberá proponer:

  1. La fórmula de cálculo de la pensión al aumentar el número de años cotizados necesarios para alcanzar el 100% de la base reguladora y/o modificar la fórmula de cálculo de dicha base reguladora.
  2. La edad de jubilación, aumentando el número necesario de años cotizados para poder jubilarse junto con la edad legal desde 65 hasta 67 años.
  3. Una vez unificada la edad legal de jubilación, es posible seguir aumentando dicha edad legal.
  4. La indexación de las pensiones.

Se espera que dicha propuesta recoja los principios aplicado por los demás países de la U.E. como son:

  • Considerar toda la vida laboral en el cálculo de la pensión.
  • No aumentar los tipos de cotización.
  • Rebajar los índices de actualización tanto de las pensiones como de las cotizaciones tenidas en cuenta en el cálculo de la pensión.
  • Exigir un número mayor de años cotizados para tener derecho al 100% de la pensión.
  • Aumento en la edad legal de jubilación compatible con una flexibilización de dicha edad, mediante un sistema de incentivos y penalizaciones.
  • Compatibilidad de la pensión de jubilación con el trabajo.

 

NOTA:

 

Para poder hacer un estudio comparativo entre la evolución de la cuantía de las pensiones y de los sueldos medios de los trabajadores en los últimos años, se acompañan unas tablas de retribuciones medias por titulaciones, comunidades y cuantías.