Indemnización por despido en Europa

 

Indalecio Díaz Martínez, 25/02/2012

 

El pasado 10 de febrero el Consejo de ministros ha aprobado un Real Decreto Ley de medidas urgentes para la reforma del mercado laboral con el objetivo de flexibilizar el mercado de trabajo, en línea con lo que ocurre en los demás países europeos, y de esta manera sentar las bases para que en futuro se pueda crear más empleo, una vez que la economía empiece a crecer como consecuencia de los demás cambios estructurales que se están poniendo en marcha.

 

En dicho decreto, se modifica toda la legislación laboral que afecta a los tipos de contratos, formación de los trabajadores, bonificaciones a las empresas por contratar jóvenes o mayores en paro, causas de despido, indemnización por despido, absentismo laboral, indemnizaciones a los directivos de la banca y de las empresas públicas, etc.

 

Los sindicatos han puesto el grito en el cielo y han pedido al gobierno que abra una negociación con ellos como interlocutores y al mismo tiempo han iniciado, como medida de presión, movilizaciones en la calle haciendo hincapié en un solo punto: el despido laboral y las indemnizaciones.

 

Parece que se les olvida que el gobierno anterior les consintió una larga negociación a tres bandas de casi dos años y en la que sólo se defendían los derechos de los que tenían trabajo, y en la que no se alcanzó ningún acuerdo, mientras más de cinco millones de personas en paro no tenían ningún representante que les defendiera. Hoy esos parados sólo esperan del gobierno cualquier medida que les pueda dar esperanzas de conseguir un trabajo.

 

Prueba de lo anterior es que en las convocatorias de movilizaciones realizadas no se hace especial hincapié en convocar a los a los parados, a pesar de que todos sabemos que su movilización sería masiva si hubiese una causa justa que pudiera motivarles o unos dirigentes sindicales que les representasen.

 

En este momento las centrales sindicales ni siquiera están muy preocupados por los anunciados EREs a aplicar a los propios trabajadores de sus organizaciones, como consecuencia de la reducción de los ingresos debidos a las bajas de afiliados y a la reducción de las subvenciones del Gobierno Central y de las Comunidades.

 

Los sindicatos están sobre todo preocupados porque con este Decreto Ley ven reducida su influencia en el desarrollo de los EREs de las empresas, así como en los cursos de formación para desempleados, principales fuentes de financiación de los sindicatos.

 

Al valorar el Decreto Ley, debido a su amplitud y complejidad, uno no puede dejarse llevar por los sentimientos. A todos nos resulta doloroso prescindir de derechos que disfrutábamos, aún a sabiendas de que para salir de esta crisis vamos a tener que hacerlo. Los derechos adquiridos se pueden perder y desde luego que vamos a perderlos todos, porque la realidad es tozuda por mucho que nos resistamos a reconocerlo.

 

Sin embargo con esta Ley los trabajadores no pierden derechos adquiridos en lo que se refiere a las indemnizaciones por despido de los servicios ya prestados. Lo que se les reduce es la indemnización para los servicios prestados a partir de la fecha. Pero en este mercado único mundial en el que no movemos es impensable que un trabajador español vaya a tener unos privilegios de los que carecen los de los países que son nuestros competidores.

 

Esta es la situación actual de un trabajador español cuando se le compara con la de los restantes países europeos.

 

Veamos el coste del despido en los distintos países europeos para un obrero que ha trabajado en una empresa 20 años y tiene un sueldo anual, por todos los conceptos, de 20.000 €. (Equivalente a 12 mensualidades de 1.500 € y 2 pagas extra de 1.000 € cada una)

 

ESPAÑA

Según tipo de despido:

Improcedente ...................................................................... 49.315 €

Improcedente objetivo. Contratos de fomento de la contratación indefinida ............................................................................. 36.164 €

Despido por causas objetivas ................................................ 20.000 €

Despido Colectivo (ERE) ...................................................... 20.000 €

Dimisión del trabajador por modificación sustancial de las condiciones de trabajo (Art.41 ET ............................................................ 15.000 €

Rescisión por el trabajador a causa de incumplimiento grave del empresario .............................................................................49.315 €

 

PORTUGAL

Antes ..................................................................................... 30.000 €

Ahora..................................................................................... 20.000 €

 

FRANCIA

Actual ....................................................................................7.995 €

 

ITALIA (Antes de las modificaciones en trámite)

Las empresas de más de 15 trabajadores ................................ 30.000 €

Las empresas de menos de 15 trabajadores ............................ 12.000 €

 

ALEMANIA

(La ley no contempla la indemnización y varía según las empresas)

.............................................................................................. 18.000 €

 

BÉLGICA

Actual .....................................................................................9.000 €

 

DINAMARCA

Entre .........................................................................4.500 y 9.000 €

 

GRECIA (Antes de las modificaciones en trámite)

Actual....................................................................................60.000 €

 

REINO UNIDO

Actual ......................................................................................6.590 €