Informes del FMI


El FMI pide a España reformas "urgentes y decisivas"

Agencia EP 24/05/2010.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que la "incipiente" recuperación de la economía española será "débil y frágil" por lo que reclama la aplicación "urgente" de medidas de amplio alcance dirigidas a reequilibrar la economía y restaurar la confianza entre las que cita una reforma "radical" del mercado laboral, así como la consolidación del sector bancario y de las cuentas públicas.

La institución internacional, que el pasado 21 de abril había revisado al alza su pronostico para la economía española en 2010 al augurar una contracción del Producto Interior Bruto (PIB) del 0,4%, dos décimas menos que lo estimado en enero (-0,6%), y que mantuvo su previsión de crecimiento del 0,9% en 2011, señala en las conclusiones de la revisión del Artículo IV que el crecimiento de la economía española alcanzará de manera gradual entre el 1,5% y el 2% a medio plazo, aunque advierte de la necesidad de afrontar los desequilibrios existentes y de la incertidumbre vinculada al elevado desempleo.

Así, el Fondo apunta que, si bien estas previsiones están sujetas a una revisión al alza si el consumo doméstico creciera más rápido de lo previsto como consecuencia de un aumento de las exportaciones por la debilidad del euro y la recuperación de la economía global, también existe el riesgo de que la economía española se estanque como consecuencia del proceso de consolidación fiscal y del debilitamiento en la demanda privada, "especialmente si las reformas para impulsar la competitividad y el crecimiento son tímidas".

Asimismo, la institución advierte del riesgo de que se deterioren aún más las condiciones de los mercados financieros, lo que provocaría un encarecimiento de la financiación tanto del sector público como del privado.

De este modo, el FMI insta al Gobierno a aplicar reformas "urgentes y decisivas" para reequilibrar la economía e impulsar la confianza, entre las que destacan las peticiones de incrementar la flexibilidad del mercado laboral, lograr la consolidación fiscal, así como la de reformar y consolidar el sector bancario para reforzar su solvencia y eficiencia. Asimismo, el FMI reclama que se continúen las reformas en el sector servicios.

En concreto, la institución dirigida por Dominique Strauss-Kahn reclama con carácter urgente una revisión "radical" del mercado laboral español "ambiciosa y amplia" que reduzca la dualidad existente mediante el abaratamiento del despido de los trabajadores indefinidos y que impulse la flexibilidad salarial mediante la descentralización de la negociación de convenios.

"Hay que tener cuidado de que ninguna reforma incremente los costes fiscales del sistema o dificulte a corto plazo la contratación temporal", advierte el FMI, que recomienda al Gobierno tomar la iniciativa en este aspecto si los agentes sociales no logran un acuerdo rápido sobre la reforma laboral.

Respecto a las cuentas públicas, el Fondo "respalda plenamente" el paquete de medidas adoptado por el Gobierno, incluyendo el recorte aprobado la semana pasada en el Consejo de Ministros, que fortalece "significativamente" el planeado ajuste fiscal y mejora la credibilidad por la asunción de medidas concretas y audaces, como el recorte de salarios en el sector público.

De este modo, el FMI considera que el nuevo programa de reducción del déficit, que implica la reducción del saldo negativo en más de cinco puntos porcentuales en 2010 y 2011, es "apropiado" y colocaría el ratio de deuda del Gobierno, que aún seguiría por debajo de la media de la eurozona, en una senda a la baja en un merco de tiempo razonable.

Por otro lado, la institución reclama acelerar proceso de consolidación del sector bancario español a pesar de reconocer la solvencia del mismo, destacando que es necesario acelerar la reducción del exceso de capacidad y dar origen a instituciones más sólidas.

Así, el Fondo subraya que los progresos realizados, en el marco de Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) han sido "demasiado lentos", aunque reconoce que el reciente acuerdo en este sentido de los principales partidos políticos es "alentador".

No obstante, el FMI ve necesario hacer muchos más progresos antes de que concluya el FROB en junio y cree que el Banco de España debe estar preparado para intervenir "rápidamente" en caso de que persistan señales de debilidad. "Con este fin, y para mejorar la confianza de los inversores, un 'diagnóstico' banco por banco exhaustivo y transparente basado en hipótesis conservadoras sobre la valoración de activos y perspectivas podría ser útil", agrega..

Asimismo, señala que el marco legal de las cajas de ahorro debe ser actualizado al nuevo contexto económico. Así, señala que el comportamiento de las cajas "altamente variado" y que es un sector que tiene "un papel importante que jugar", por lo que la actual estructura legal "no se adapta bien a las necesidades futuras de España".

El FMI eleva a España al podio del paro

a pesar de la mejora en sus previsiones sobre el PIB

 

Expansión, 22/04/2010, por Gemma Martínez Washington

   

Agridulce. Ésa es la sensación que el Fondo Monetario Internacional (FMI) transmitió ayer cuando anunció sus pronósticos sobre la economía española. Ésta se contraerá un 0,4% en 2010, dos décimas menos de lo previsto por el FMI en su estimación anterior.  

 

El mejor comportamiento será posible por el efecto motor de la economía mundial, que este año crecerá un 4,2%, según el FMI, beneficiando a España. Sin embargo, pese a este pronóstico más optimista, el país será el único que terminará 2010 en recesión, entre las economías avanzadas. Además, España cerrará el año con una tasa de paro del 19,4%, la más alta entre el mundo avanzado. 

El escenario que dibuja la institución dirigida por Dominique Strauss-Kahn es ligeramente más pesimista que el del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que prevé que el PIB se contraiga este año un 0,3% y que el paro sea del 19%.

El FMI confía en que España salga de la recesión en 2011 y crezca un 0,9%, con una tasa de paro del 18,7%. De nuevo, este pronóstico es un poco más negativo que el de Zapatero, que espera un avance del PIB más elevado (1,8%) y un desempleo más moderado (18,4%).

Además, el crecimiento económico de España en 2011 será el más débil entre las economías avanzadas, según apunta el FMI en su informe Perspectivas sobre la Economía Mundial, presentado ayer en Washington.  

Jorg Decressin, subdirector del Departamento de Análisis del Fondo, lamentó el "débil" crecimiento de España, aunque mostró su confianza en la recuperación. En su opinión, el país afronta dos grandes problemas que debe superar para que la mejora de la salud sea total. “Es necesario transformar su perfil de crecimiento desde una economía basada en la demanda doméstica y el sector inmobiliario a otro encaminado a la demanda exterior, así como recortar su déficit”, apuntó Decressin.

   

Plan fiscal
El técnico del FMI instó al Ejecutivo a aplicar un plan a medio plazo para recortar el desequilibrio presupuestario y, al mismo tiempo, aprobar medidas de “apoyo al crecimiento”. Entre estas posibles iniciativas, el Fondo destaca reducir el gasto no productivo, retrasar la edad de la jubilación (sin concretar hasta cuándo) y recortar el déficit público.

Roubini teme que España sea la próxima Grecia sin reformas estructurales. 

 

 

Nouriel Roubini, economista y profesor de la Universidad de Nueva York, coincidió ayer con el técnico del FMI e instó al Gobierno de Zapatero a realizar reformas estructurales si se quiere evitar un caso como el griego. Luis Cabral, economista y director académico del IESE en Estados Unidos, coincide con Roubini en que existe el riesgo “potencial” de que España sea la próxima Grecia. Cabral, sin embargo, es optimista y cree que esto no sucederá. 

El economista también comparte la opinión del FMI de alargar la edad de la jubilación, pero cree que España necesita otros cambios para impulsar el crecimiento, como “una mayor productividad. Es importante impulsar la movilidad de las empresas y de los trabajadores”, sostiene Cabral, que cree que si no se ejecutan todas estas medidas España será como “un niño de cinco años aprendiendo a montar en bicicleta. Si utiliza un par de ruedas extra, gana estabilidad, pero nunca será un corredor más rápido”.

 

La ministra que está con el Fondo sólo a las maduras
Elena Salgado, vicepresidenta y ministra de Economía, bendijo ayer los pronósticos económicos del Fondo Monetario Internacional, que están en línea con los del Gobierno español, pese a ser ligeramente más pesimistas. Salgado, que participa este fin de semana en la asamblea de abril del FMI y en la reunión del G-20, se alió así con la institución dirigida por Dominique Strauss-Kahn, al contrario que la semana pasada.

Entonces, la vicepresidenta criticó al FMI por proponer una reforma del mercado laboral que pasaba por la creación de un contrato único, que eliminara las diferencias que existen entre el eventual y el indefinido, principalmente en torno al coste del despido. Salgado aseguró entonces que el organismo no tenía información suficiente sobre España, “pese a su buena intención”.  

La ministra ya se había enfrentado con el FMI en otras ocasiones, como cuando, el pasado octubre, aseguró que el Fondo no había “entendido” la situación de España y que había que “explicarle” algunas cosas, como los presupuestos.

Salgado respondía así a las previsiones económicas del FMI, que en ese momento eran mucho más negativas que las del Gobierno sobre la evolución del PIB. ¿Ahora sí tiene información suficiente el FMI sobre la economía española? Las desavenencias seguro que reaparecen en mayo, cuando el FMI presente su informe sobre España, en el que volverá a incidir en la necesidad de la reforma laboral, según ha podido saber EXPANSIÓN.