Informe de Citibank

Según Willem Buiter, economista jefe del Citibank, Grecia, Irlanda y Portugal son insolventes; España lo será pronto, si no se aplican las reformas y un nuevo ajuste fiscal; Italia y Bélgica están amenazadas.

 

El actual Fondo Europeo de Rescate de 750.000 millones de euros no sería suficiente para rescatar a España, tras los rescates de Grecia e Irlanda y la probable de Portugal, lo que provocaría la caída de Italia, pues para ello dicho Fondo debió crearse con carácter ilimitado o deberá ampliarse hasta cerca de los 2 billones de euros.

 

Considera necesario que sea el Banco Central Europea el que acuda en ayuda de España con créditos si no se quiere poner en peligro a la economía alemana. El BCE deberá incrementar la inversión en bonos del Gobierno Español y apoyar a la banca si tiene dificultades de financiación.

 

El producto interior bruto de España es demasiado grande comparado con los de Grecia, Portugal e Irlanda, tal como puede verse en el siguiente gráfico:

 

Buiter considera que esta es la situación actual de los PIIGS:

 

Grecia es insolvente y no podrá devolver el crédito por valor de 110.000 millones de euros que le concedieron la UE y el FMI, si bien no se pondrá de manifiesto hasta el año 2013, fecha en que expira el Fondo de Rescate.

 

Irlanda es de de facto insolvente, pues el gobierno irlandés será incapaz de salvar a sus bancos al mismo tiempo que cumple con sus compromisos financieros. Se admite sus acreedores tendrán que aceptar una quita sobre el valor nominal de sus bonos ya que resultan insuficientes los 85.000 millones de euros con los que el Fondo Europeo salió a rescatarla.

 

Portugal es insolvente en voz baja y probablemente tenga que acudir al Fondo de Rescate, pues el mercado le tiene en su punto de vista aunque no sea con la misma intensidad que tuvo a Irlanda.

 

España, a no ser que al menos se duplique el Fondo de Rescate, será muy difícil poder ser rescatada si ello fuese necesario. Para Willem Buiter, economista jefe del Citibank, "a largo plazo, puede haber una necesidad de una reestructuración a gran escala de la deuda del sector bancario español y, posiblemente, el soberano" y no descarta una futura suspensión de pagos con quitas y alargamiento de plazos para devolver la deuda, tal y como establece el mecanismo de rescate aprobado esta semana y conocido como Plan Merkel.

 

Para Citibank España aún puede salir del paso sin ayuda externa si no hay grandes sorpresas negativas en el sector bancario y si se hace un ajuste fiscal adicional. Considera que al cierre de 2011 el déficit público de España será del 7,5% del PIB, y no el 6% fijado por el Gobierno.

 

Considera que la diferencia de interés entre los bonos españoles y alemanes se mantendrá en los actuales 300 puntos y que el PIB caerá un 0,1% en tasa interanual en 2011 y el paro alcanzará el 20,4%.

 

En el caso de Italia y Bélgica para el Citibank, dados los altos niveles de deuda pública y cierta inestabilidad política, no es descartable cierta crisis de deuda soberana probablemente a largo plazo sin descartarla a corto.