Datos históricos

     Desde el punto de vista histórico, el territorio que constituye el actual municipio de El Rosal no puede ser estudiado aisladamente del resto de la comarca y mucho menos de Oya y La Guardia, porque históricamente han estado unidos por lazos que han dejado huella.

    A pesar de ello, El Rosal tiene sus características propias con restos prehistóricos de cierta importancia que es necesario destacar, ya que existen vestigios del Paleolítico, de la Edad del Bronce, de la época castreña y también de la permanencia romana.
     Si bien es cierto que el verdadero tesoro prehistórico de la comarca se asienta en el poblado celta de Santa Tecla, no por ello debemos pasar por alto una serie de vestigios prehistóricos que se han hallado en los alrededores de este monte y en los altozanos del valle del Carballas desde El Rosal hasta Torroña.
    En todo el Bajo Miño pueden hallarse huellas del Paleolítico aunque los restos que se han encontrado mejor conservados en El Rosal pertenecen a la Edad del Bronce, (1800-800 a. de C.). Son figuras geométricas grabadas sobre roca de forma espiral o circular u otros dibujos representando serpientes, caballos o ciervos.

     De origen celta se pueden considerar unas tumbas excavadas en piedra que existen muy cerca de la ermita de San Vicente, tal como se muestra en la fotografía.

     El historiador y académico de la Real Academia de la Historia Domínguez Fontela, publicó en su día una serie de artículos donde describe con detalle el castro encontrado en el lugar llamado "Os Castros" situado en el Calvario, en la parroquia de Santa Marina.
     En este castro propiedad de la familia Carrera y que yo visité siendo niño con mi padrino, el farmacéutico Indalecio Carrera, se halla en un altozano visible desde la capilla de San Sebastián, un poco a la derecha según se ve hacia el Calvario.
     Entresacamos lo más importante de los textos escritos por Domínguez Fontela hablando de este Castro y del de Martín:

Tetraceles
Tetraceles

"...es un amplio y extenso montículo de tierras de aluvión constituidas por barro sablón sembrado de cantos rodados de mediano tamaño...
Los primitivos habitantes de éste, al querer constituir este medio de refugio y defensa contra invasores y piratas, aprovecharon este collado de origen geológico, reformaron el escarpamiento natural para convertirlo en rampa y en doble muralla, haciendo así un castro de dos cuerpos sobrepuestos, rebajaron el pico del cono, allanando la superficie del altozano, cavaron después un amplio foso para independizarlo por completo, encauzaron el agua corriente cercana; y de este modo pudieron contar con un elemento bélico valioso e indispensable, en aquellos siglos de intranquilidad y rudimentaria civilización, para los momentos de ataque y lucha...
Este CASTRO en correlación y enlace con las MEDAS de San Sebastián y los castros de Martín, debió constituir un importante elemento de garantía para la libertad y vida de los primitivos colonos de esta comarca.
Los montículos o .medas. de San Sebastián son, a mi entender, unos castros alargados,... Los castros de Martín tienen una importancia arqueológica muy grande y son merecedores de un estudio detenido.
Mide la corona del castro ciento veinte metros de eje mayor y ochenta de eje menor. Su altura, sobre el nivel medio del terreno actual es de doce y quince...
Las piedras SWÁSTICAS allí encontradas, de las cuales conserva el señor Carrera la tetraceles...
   

Swástica
Swástica

...Notable es entre las swásticas de nuestro país ésta que reproducimos, la cual fue descubierta por don Francisco Carrera Portela en el lugar de Martín, también en El Rosal...

Entre los hallazgos recientes de este castro es interesante el collar de bronce, ... Está formado por 60 anillas circulares de 18 milímetros de diámetro enlazadas entre sí, de tres en tres por una combinación especial... Le faltan los broches de cierre. Su labor es ibérica, y supone gran antigüedad: la de la Edad de Bronce, ... Son dos las monedas que se conservan, de las muchas que allí se han hallado. La más importante es la del Emperador Honorio. Es de oro, mide 20 milímetros y pesa cinco gramos.... Reinó Honorio de 390 a 423, testificando así esta moneda la persistencia de este castro hasta principios del siglo V..." 

 

     La historia del Rosal a partir del siglo XII permanece unida a la del Monasterio Cisterciense de Santa María de Oya y también a los avatares de las guerras mantenidas por España con Portugal. En el siglo XVII existen documentos que acreditan que los portugueses incendiaron la casa del Priorato (Granja de San Antonio) y las gamelas en las orillas del Miño.

     El Rosal fue ocupado por las tropas napoleónicas en la Guerra de la Independencia, y sus soldados utilizaron como cuartel la iglesia de Santa Marina, según le pude escuchar a mi abuela (nacida en 1867), que asimismo se lo había escuchado a testigos presenciales.

     Por Real Orden de 26 de agosto de 1847 se crea el Ayuntamiento del Rosal segregándolo del de La Guardia, a petición de los vecinos de cuatro parroquias ante la reina Isabel II. Oficialmente se constituyó el 20 de octubre del mismo año.

     La solicitud de segregación fue presentada por las parroquias de Santa Marina, San Miguel, San Juan de Tabagón, Eiras y Salcidos, fundamentada en los pocos servicios que recibía a cambio de los muchos impuestos que pagaba. Pero la pretensión de Salcidos de integrarse en el nuevo ayuntamiento de El Rosal fue rechazada.

     Por sus méritos, al Rosal le fueron concedidos los títulos reales de Fiel y Muy Leal y más tarde el de villa el año 1879 por Alfonso XII.